¡El monstruo está vivo! Y el número 13 de La Gallina Ilustrada ya está a la venta

Treinta años después de la caída del Muro de Berlín (tiempo más que suficiente para que llegue a España la noticia de que el socialismo ha muerto en el resto de Europa y sólo resiste a trompicones en América y Asia), en Estepaís alguien ha desenterrado un cuerpo muerto como es el socialismo, le ha cosido partes de otros cadáveres como los testículos del comunismo y el ojete del separatismo, y le ha soltado una descarga eléctrica electoral. El monstruo socialista se ha puesto a gruñir.

PUBLICIDAD

¡El monstruo está vivo! Y está esperando a que lo suelten para hacer lo que los monstruos suelen hacer: destrozar cosas. En este caso: Estapaís (antes conocido como España).

PUBLICIDAD

Y nosotros lo contamos en el decimotercer huevo (ya es mala pata, tenía que ser el número 13) de La Gallina Ilustrada que ya está en los quioscos. Para contarlo, contamos con la ayuda de magníficos ilustradores como Mariano Camarero, Rubio (Picatostes) y los mejores dibujantes de la cuadra de Cagle Cartoons y de Andrews&McMeel.

Pero esto no es todo. Tenemos a Emilio Campmany, Rafael Bardají, Luis Montero, Jesús Mantón, Fernando Paz y José Antonio Fúster, quizá (borren el quizá) los articullistas más lúcidos de toda la Prensa estatal (antes española). También tenemos a los dos mejores poetas satíricos del siglo XXI: Monsieur de Sans-Foy y Fray Josepho. Y por supuesto, a los periodistas más finos que analizan desde el horror del Periodismo de Rigor (mortis) que escribe Javier Torres, a las Crónicas Charlamentarias de María Durán Gil-Casares, pasando por las Vuelaplumadas indispensables de Carlos Esteban.

Portada del número 13 de La Gallina Ilustrada que ya está en los quioscos. El monstruo socialista de Sanchezstein está vivo.

Pero si de un monstruo socialista hablamos… Atrévete a entrar en el universo insondable de la primera pluma de hierro de España: Eduardo García Serrano, a quien tenemos sujeto con cadenas bajo el título genéricos de su columna «El Moderado» (sí, ya, ja, el moderado…).

Si todo lo anterior no es suficiente para que nos des tu confianza y te acerques a un quiosco para hacerte con un ejemplar de La Gallina Ilustrada por dos lereles de nada, todavía hay más.

No leerás en ningún otro sitio a Beatriz Rojo, la periodista más sublime y vil, capaz de despedazar con precisión de neurocrujano los usos y las costumbres de la semijet, esa clase social que tiene salus y vive infeliz en su casoplón. Cosas veredes.

Como tampoco leerás en ningún otro sitio a Mariela de Ulloa, implacable sobreina-nieta de Elena Francis, que en su consultrio para Millennials no deja de aconsejar a estos seres de luz que malviven en sus existencias atormentadas (no cobrarán pensión) a caballo entre dos siglos.

Y además, editoriales apasionantes, cuestionarios para conocer el universo y conocerte a ti mismo, pasatiempos, crucigramas, sudokus y el peor tormento de todos: el juego de las siete diferencias mínimas que te desesperará, te atormentará y que, cuando lo resuelvas, te hará sentir como Leonardo Di Caprio en la proa del Titanic (ojo cuidao después, no te fíes de Rose).

Ahora que te hemos convencido para que te unas a la resistencia, ¿quieres saber dónde pues comprar el número 13 de La Gallina Ilustrada y tenerle miedo al monstruo socialista? Pues aquí:

Y si no lo has encontrado porque La Gallina Ilustrada es la única gallina que vuela, te recomendamos —y te pedimos— que te suscribas aquí y nos ayudes a seguir adelante con este proyecto apasionante de devolver la sátira a la derecha española: