‘España, a subasta’ (número 15 de La Gallina Ilustrada… ¡al quiosco!)

El número 15 de La Galina Ilustrada, de venta en quioscos y por suscripción

«Lote 2.019, compuesto por el Gobierno de un bonito país lleno de naciones (ocho según la Dancing Queen que lidera el PSC, que dice que las ha contado). Trae su propio sol incorporado, alrededor de 46 millones de personas, de las que un millón son políticos, otros dos millones tampoco sirven para nada y un montón de menas. Tiene vistas a tres mares, plazas de soberania en África y limita al sur con una vergüenza. Parados tiene unos cuantos, pero tiene planes para crear millones de puestos de trabajo para niñas que no quieran ir al colegio porque los osos polares están caninos. ¡Se abre la subasta con un relevo en la Fiscalía General del Estado para allanar el camino a la normalización del conflicto político!, vulgo referéndum catalán.

PUBLICIDAD

—¡Aquí!

PUBLICIDAD

—Muchas gracias, señor presidente en (de)funciones. ¿Alguien ofrece una mesa de diálogo autorizada por el Charlamento para promover la bilateralidad entre una región y un Estado? […]»

Así comienza la primera página del número 15, la niña bonita, de La Gallina Ilustrada, el único periódico satírico político de Estepaís que-no-es-de-izquierdas desde 1936 (échale años).

Pero no sólo te vamos a dar una primera página.

Tendrás los mejores artículos de una serie de alimañas escritores que le da igual la corrección política y escriben lo que sabes que no encontrarás en ninguna otra publicación, sobre todo en las subvencionadas (el 99 por ciento).

Pero eso, que de por sí ya vale los dos miserables euros que cuesta la Gallina Ilustrada (nunca se dio tanta genialidad por tan poco), tienes test psicológicos, cuentos, poema satíricos, recomendaciones literarias, viñetas, tiras cómicas, pasatiempos (difíciles, ¿eh?, no los típicos de los típicos periódicos) y la posibilidad de apoyar la aventura de volver a tener un político satírico no-de-izquierdas en Estepaís, algo que no se veía desde, buf, qué horror, décadas y décadas o por ahí.

Y además, Garfield.

Hala, al quiosco.

O, ya puestos, una idea buenísima (y no es porque sea vuestra, sino que es buenísima y ya), es suscribirse. ¿Dónde? ¿Cómo?

En la tienda de La Gallina Ilustrada