El número siete de La Gallina Ilustrada, gratis, porque sí

Open Arms. Abre los bracitos para recibir el número 7 de La Gallina Ilustrada, completo, entero, sin pausas para la publicidad, sin subvenciones, sin mamandurrias y a cambio de nada. ¿Por qué? Pues no hay ninguna razón en especial. Quizá para que nos conozcas, quizá para que lo compartas, quizá para que lo descargues, los guardes en una memoria, lo entierres en una cápsula del tiempo y que dentro de decenas de miles de años, poco después de la Cuadringentésima Septuagésima Octava (para los de la Logse: 478) Guerra Mundial, la encuentre alguien y se maraville.

PUBLICIDAD

¿Te acuerdas de en qué cosas nos entrenamos el verano de 2019? Como no teníamos bastante con catalanes separatistas y (des)gobiernos en funciones, llegaron los de Open Arms y nos dijeron que aquellos chavalotes con brazos de levantar pesas y AK-47 que rescataban (servicio de taxi, más bien) eran menas… Ah, que tiempos cuando podíamos entretenernos en estas cosas como la seguridad de nuestras fronteras.

PUBLICIDAD

Por supuesto, con las firmas de los sospechosos habituales de contubernio: Emilio Campmany, Monsieur de Sans-Foy, Carlos Esteban, Mariano Camarero, Rafael Bardají, Luis Montero, Fray Josepho, José Manjón, María Durán Gil-Casares, el transversal moderado Eduardo García Serrano, Mariela de Ulloa, Beatriz Rojo y Jesús «Picatostes» Rubio. Todos, dirigidos de aquella manera que vaya usted a saber cuál es por José Antonio Fúster.

Y mucha atención, que en este número comenzamos con El Gran Test de La Gallina Ilustrada. Como si fuera fácil. En esta primera entrega: «¿Odia lo suficiente a Vox?». Precisión: cien por cien. No te olvides de rellenarlo. Conócete a ti mismo.

¿Que es poco? Pues fale. También puedes leer a Kiko Méndez Monasterio, a Enrique García-Máiquez, a Rafael Núñez Huesca y, ojo, la entrevista de Gonzalo Altozano a Antonio Escohotado.

¿Te imaginas que todo esto se vendió durante 14 días desde el 23 de agosto de 2019 al precio irrisorio de 2 euros? ¿Lo compraste? Bien por ti. ¿Te suscribiste? Mejor. ¿No tenias ni idea? Pues ya sabes. Alucinas, maripili.

¡Ah! Espera. Que lo que quieres es descargártelo para guardarlo para siempre o para enviárselo a un amigo progre que tienes porque yo qué sé por qué. Pues nada. En este enlace lo tienes. Que lo quieres todo, hijo.